Uncategorized

Martin Varsavsky responde a sus críticos

Uno de los mejores vídeos que he visto. El empresario que se encara directamente con sus críticos. Sinceramente, a partir de este vídeo, Martín Varsavsky me cae mucho mejor.

6 comentarios en “Martin Varsavsky responde a sus críticos

  1. He podido ver el video finalmente utilizando el youtube de nueva zelanda (trabajo desagradecido el de censurador del proxy, siempre te saltan el trabajo encontrando como rodear tus limitaciones).

    Le he puesto un comentario, que dudo que pase porque entre que es un post de hace dos semanas, que está en Japón y que no está muy claro lo que le digo… no se.

    Pero realmente se resumía en que no creía que tuviera que dar ninguna explicación. Hace lo que hace y no es ni moralmente reprochable ni legalmente cuestionable. Es a lo que se dedica y es precisamente el ser figura publica lo que le hace tener seguidores y detractores.

    No se por qué te cae mejor ahora que ayer, sinceramente. El vídeo está totalmente en la línea de lo que ha escrito siempre y sobra completamente. No ha dicho nada que no se supiera ya ni lo ha dicho de una forma que quedase más claro.

    El señor hace empresas y luego busca venderlas. Esto se ha hecho desde que hay capitalismo y no tiene nada de raro, malo o admirable.

    Tampoco hace a Martín diferente de miles y miles de “emprendedores” (odio esa palabra, de verdad. Culpo a mi universidad que la tomó de moda). No es más admirable lo que el ha hecho que lo que hacen cientos de personas todos los días en NY, Washington o Japón.

    Lo que distingue a Martin, y hace que el vídeo sea realmente irrelevante, es que el busca ser una figura pública. Pone lo que piensa sin importarle a quien le moleste y hace lo que quiere hacer sin buscar explicaciones. Otros en su misma línea buscan discreción porque saben que este tipo de acciones levantan pasiones (especialmente entre gente que sería incapaz de hacer las mismas cosas o gente que envidia a cualquiera que haga mucho dinero).

    Martin busca notoriedad y ser conocido. Esto está muy bien (todos los que tenemos un blog buscamos en cierta medida lo mismo, directa o indirectamente) pero no puedes escoger a quien te lee, no puedes escoger su ideología y no puedes decirle a la gente “si no te gusta vete” de la misma forma que la Obregón no puede hacer nada si la critican o cualquiera puede opinar de Ronaldinho, Alonso, Nadal o el Chikichiki.

    La única forma de que la gente deje de quejarse de lo que Martín hace o deje de hacer es que Martín deje de hacerlo público y deje de invitar a la discusión en su blog.

    En el fondo creo que esto lo sabe y este vídeo lo ha hecho más bien por desahogo. Por mucho que me queje de él realmente espero que no sea una persona que quiera tener abiertos los comentarios en los sitios pero sólo quiera oir cosas bonitas.

    Me gusta

  2. Eduo, estoy de acuerdo con muchas de tus afirmaciones, aunque con matices. El primero es que ser o querer ser una personalidad pública no es algo que legitime cualquier crítica, aunque te expone a ellas. Lo segundo, creo que la envidia es el principal pecado en España, y más si se refiere a una carrera empresarial exitosa.

    Lo que me gusta del vídeo es cómo Martin va contando su historia de creación y venta de nuevas empresas de manera totalmente directa, proporcionando cifras y dando la cara. Ésta es la línea de la nueva comunicación corporativa, mucho más directa y personal.

    Me gusta

  3. Netliving,

    Nada legitima una crítica con ánimo de hacer daño. Pero el ser una figura pública te expone a ello. El otro extremo son los fans irracionales que puedes tener. Algo que prohíba lo uno debería por necesidad prohibir lo otro.

    Sobre lo otro lo que no veo raro es que lo mencione porque, según yo, nunca lo ha ocultado. Lo ha mencionado en su blog (dónde se le tacha de arrogante por ello) y ahora en el vídeo. Lo normal sería que no lo vieramos anormal.

    En el comentario que le puse lo comenté. No estoy de acuerdo con muchas de las cosas que hace, dice o representa pero estoy totalmente de acuerdo en lo que hace en cuanto a negocios. No me parece que mientras no haga nada ilegal o moralmente reprochable (un poco gris esto último, así que hablo de mi moralidad nada más) nadie tenga por qué reclamarle por hacer mucho dinero en sus negocios.

    Vamos, lo que hace él es lo que pretende hacer todo jugador de la bolsa con sus acciones, pero no lo logra. Invertir una fracción de lo que terminas ganando.

    Y si, la envidia existe. Martín se vuelve blanco de la misma por querer ser figura pública. No tiene que gustarle pero a estas alturas no debería extrañarle.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s