Uncategorized

De Sarria a Santiago de Compostela

DSCF1229
No es lo mismo andar que caminar, caminar que pasear. Vagar, errar, marchar o patear son cosas diferentes. De cada uno de ellos deriva una forma de enfrentarse al camino, de acometer la distancia que separa el origen del punto final. Esta imagen en la que aparecemos Pablo, Maca, Cami y yo, representa algo que marcó nuestro peregrinaje a Santiago: Salimos juntos, cargados de ilusión y algunos kilos de más, y después de bastantes risas y algunos momentos difíciles, llegamos juntos a Santiago de Compostela. Parece una tontería, pero os aseguro que no fue fácil. Hubo que esperar al regazado y dejar ir al que necesitaba un poco de aire.

Se pueden aprender muchas cosas de esta experiencia que nos dice mucho de lo que somos capaces o de lo mucho que nos sobra en nuestro estado del bienestar. Hay muchas experiencias contadas en primera persona que se pueden encontrar en blogs. En mi caso es algo muy pequeño, nada trascendental: he aprendido que es más valioso caminar junto a alguien que llegar antes que nadie.

Anuncios

Un comentario en “De Sarria a Santiago de Compostela

  1. Llego a tu blog, como por casualidad, ya que he comprobado que asistirás a TedxMadrid el próximo 3 de octubre, y descubro este post, tan simpático, pero sobretodo con un mensaje, de esos que a mi me gustan.

    El verano pasado, en las mismas fechas, hice ese mismo trayecto del Camino de Santiago, con mi novia, que en 9 días se convertirá en mi esposa. Son 100 kilómetros, qué en mi caso los he recorrido en 9 ocasiones, andando.

    Desde mi primera vez que hice el Camino Francés, desde Roncesvalles a Santiago, saliendo de forma solitaria, pero acabando rodeado de personas, que casí 20 años después siguen a mi lado, hasta la novena del verano pasado, he tenido muchas experiencias, pero una igual en todas las ocasiones: andar acompañado, a tu ritmo o al de él o ella, es una de las cosas más maravillosas que tiene el ser humano. Caminar, para llegar a un sitio; efectivamente lo importante no es llegar el primero, sino llegar bien acompañado.

    Aunque te parezca un post corto, sencillamente, para mi, transmite fielmente que se siente cuando haces el camino de Santiago, en definitiva, cuando eres peregrino.

    Felicidades por tu blog, y aunque no podremos vernos el 3 de octubre, ya que estaré volando hacia París, espero poder conocernos en persona en breve.

    Gracias por tu post

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s