Business, Open Consulting

El proceso del cambio en la empresa (I)

Creo que gran parte de las personas que conozco, especialmente aquellas que he conocido al amparo de los diferentes encuentros relacionados con el sector de las nuevas tecnologías, llevan en su ADN un agente del cambio, una inquietud que los hace diferentes y que los obsesiona con innovar en su entorno de trabajo.
¿Qué provoca que estos ingenuos se vean tentados de querer cambiar las cosas en un entorno de comodidad, en un país en el que cualquier iniciativa es sospechosa de temeridad o peor aún de una insana ambición?
Es posible que se trate del resultado de un estado de instatisfacción continua, o de una degeneración de la sociedad industrial o yo qué sé, pero la realidad es que constituye la causa principal de que las empresas mejoren y los clientes podamos disfrutar de mejores productos y servicios. Detrás de algunas de estas personas puede esconderse más de un emprendedor frustrado, pero aunque no fuera así, la verdad es que en el desarrollo de su labor de innovación dentro de las empresas encuentran multitud de obstáculos. En esta serie de entradas relativas a la gestión del cambio, me gustaría desarrollar algunos argumentos que sirvan como referencias útiles a la hora de enfrentarse a ellos.

Es evidente que no lo tienen tan fácil los que proponen un cambio, un nuevo proyecto o una mejora en los procesos desde dentro de la empresa, como aquellos cuya labor de consultor es precisamente revisar y proponer nuevas formas de hacer las cosas, con la autoridad del que es contratado para ello por la dirección general. Pero, en cualquiera de estos casos, se encontrarán con retos y dificultades parecidas respecto al proceso del cambio en la empresa:

1. En primer lugar, creo que es muy importante conocer todas las limitaciones de la empresa, de uno mismo como agente del cambio, y saber hasta qué punto las expectativas que uno tiene pueden llegar a cumplirse, ya que la mayor parte del éxito de un proceso no depende de uno sólo. Además, las expectativas generan un alto grado de ansiedad hasta que se cumplen y controlar esta sensación es fundamental para dar todos los pasos necesarios a su debido tiempo. No viene mal volver a una reflexión que a mí al menos me ha servido para no desesperarme cuando las cosas no van como esperaba: las empresas han de adaptarse al mercado y a los clientes, y si no lo hacen por la proactividad de sus empleados o directivos, lo terminarán haciendo por la fuerza de la necesidad.

2. Ganar a las élites pero trabajar desde dentro hacia fuera. Aunque pueda parecer una paradoja, creo que ambas estrategias son compatibles y necesarias. Es completamente distinto desarrollar un proceso de cambio cuando se cuenta con el beneplácito de la dirección, que cuando hay que defender a diario la labor que se pretende. Resulta especialmente duro contar con la incomprensión de los jefes, pierde su sentido luchar contracorriente para mejorar una empresa que no es la vuestra, y cuya dirección no apoya el proceso. Es posible que todo el esfuerzo que hagáis sea en vano, que no se entienda y es altamente improbable que sea premiado. Pero contar con el beneplácito y el impulso de las élites no quita que cualquier proceso de mejora deba sustentarse necesariamente en el equipo. Son las personas que forman parte del trabajo diario de la compañía, y que se van a ver afectadas de manera directa por los cambios que se deben introducir en la organización. Pero, ¿cómo se puede mejorar el equipo sin cambiar a sus integrantes?

3. Motivación, motivación, motivación. Los compañeros de trabajo son ante todo personas, es decir, son historias, circunstancias personales, decepciones, proyectos e ilusiones. No son robots en medio de una cadena de montaje y por eso, ante situaciones y empresas diferentes, trabajan mejor o peor, más integrados o de manera solitaria. La capacidad de liderazgo no es algo natural a todo ser humano, y no es fácil ni asequible de adquirir, pero existen algunos recursos que nos pueden servir para generar una corriente positiva respecto al cambio.
Respetar el trabajo de los veteranos, que nos observan con la mirada de “este chico no sabe la cantidad de problemas que tiene esta empresa”. Pensamos que son parte del problema, pero estad seguros que en su momento muchos quisieron cambiar la situación y por eso son los más indicados para avisarnos de los peligros a los que nos enfrentaremos. Deberíamos escuchar sus consejos, e intentar aprender todo lo posible de ellos.
Introducir virus de la innovación en el equipo, contratando si es posible savia nueva a los que debemos enfrentar con la magnitud de los retos que esperamos de ellos. No se trata de sustituir el equipo original, pero si de aportar un nuevo aire al que ya existe para que sea posible romper la estructura rígida de relaciones, de fobias y rencores pasados. Los nuevos miembros del equipo deben venir aprendidos, a aportar y a formar poco a poco al resto del equipo en las nuevas tareas para que no sufran el miedo a lo desconocido.
Comunicar cualquier avance que se produzca como un pequeño éxito, e intentar generar un efecto de bola de nieve durante el proceso de cambio. Aunque los grandes objetivos requieren de plazos mayores, hay una extensa variedad de batallas mínimas que darán moral y espíritu de optimismo al equipo. Hay que celebrar los avances entre todos, premiar la innovación e ir venciendo poco a poco las reticencias a base de introducir el mensaje del cambio y dejar que vaya calando poco a poco.

Hasta aquí la primera parte de esta serie de entradas. Espero de todo corazón que os sean útiles estos consejos, y si no es así que me contéis vuestras experiencias propias en los comentarios.

Anuncios

5 comentarios en “El proceso del cambio en la empresa (I)

  1. Esperamos ya la siguiente entrada de esta serie. El Duro poniendo luz sobre muchas cabezas con cosas tan evidente pero a la vez tan difíciles de hacer ver…. ¡crack!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s